Groppopol y su esqueleto

desde Sandra Siemens

Toda la semana, tooodo el mes, toooooodo el año, Groppopol le había rogado a su mamá que le dejara tener una mascota. Pero su mamá siempre le contestaba lo mismo: ¡NO!
Groppopol estaba triste y furioso. ¡UFA! ¿Por qué su mamá
tenía que ser tan así? Al final se le ocurrió ir a la cueva
de su abuelo. Él siempre encontraba una solución para todo.
Y esta vez, la idea de su abuelo fue... clan, clan, clap...
¡maravillosa!
Categoría: Infantil
51f5invnm9l
DISPONIBLE:
No se pierda nunca más una oferta de eBooks
Suscríbase ahora a nuestro boletín gratuito sobre eBooks
y sea siempre el primero en conocer las ofertas.